viernes, 5 de mayo de 2017

Battle of the Fang (La Batalla de El Colmillo): Reseña

El primer asedio al Colmillo (The Fang), la fortaleza capitular de los Lobos Espaciales fue de las primeras grandes batallas épicas descrita en el trasfondo de W40K cuando en 2ª edición se entro en lo que podríamos llamar la “era Codex”(Empezaron saliendo los suplementos de ejercito/facción, los Codex), para diferenciarla del RT (1ª edición) donde el trasfondo era bastante mas diferente a lo que ha acabado siendo a día de hoy. Una batalla tan importante, la primera batalla de semejante escala tras la Herejía de Horus en la que se enfrentaron Mil Hijos (Con el Primarca Magnus el Rojo a la cabeza) contra Lobos Espaciales se merecía una novela por todo lo grande, encargándose de ello un escritor de la casa (Me refiero a Black Library, como no), con una trayectoria solida y prestigio asentado entre los aficionados. ¿Quedo al final una obra a la altura de ese hito en el trasfondo? Bueno, eso es lo que quiero tratar en esta reseña.

Battle of the Fang (La Batalla de El Colmillo) fue escrita por Chris Wraight y publicada por primera vez en 2011 dentro de la serie Space Marines Battles (Es una de las seis primeras). Ha tenido dos ediciones físicas y dos digitales. Una de las físicas y una de la digitales fue para la novela sola, mientras que las otras fueron de la obra War of the Fang (2015, tapas duras), del mismo autor y que incluía esta novela y una novela corta a modo de precuela que es Hunt for Magnus (Suelta, esta novela corta esta solo en formato digital).
La edición física que tengo yo tiene 512 paginas, tapa blanda a color con portada obra de Jon Sullivan. De las 512 paginas, la novela ocupa solo 497 paginas. El resto son: 4 laminas a todo color, situadas en el centro de la obra, que son mapas y planos, por una parte (Creados por el propio Chris Wraight y por Adrian Wood), una ilustración clásica de El Colmillo (Obra del gran John Blanche) y una lamina con un poema escrito por Wraight por otro. Sumemos 9 paginas a modo de extracto de una novela, incluida la portada, de WFB (Ah! WFB, que tiempos...) escrita por Chris Wraigth también, llamada Sword of Vengance (De la serie Warhammer Heroes), la típica pagina “sobre el autor” y las de propaganda hasta llegar a las 512.
La acción se desgrana en 22 capítulos, divididos en 4 partes(5, 5, 6 y 6 respectivamente) mas un prologo. Fue traducida al español en el año 2102 y publicada por Timun Mas, en tapa blanda y 372 paginas de extensión. Ahora ademas hay una edición digital (Ver).

Como curiosidad adicional, decir que esta novela fue elegida en mayo de 2014 por Nyck Kyme (Autor entre obras, de la trilogía Tome of Fire de los Salamandras) como una de las cinco obras del “Author's Choice” de BL (Una promoción especial con libros escogidos y puestos a la venta al 50% de dto. durante la promoción)

La trama se sitúa tras la Herejía de Horus y la Segunda Fundación, en el M32. Harek Eirik Eiriksson, conocido como “Ironhelm”, es el Gran Lobo actual de los Lobos Espaciales. Desde hace años, Harek esta obsesionado con Magnus el Rojo y con los Mil Hijos. Los Mil Hijos atacan planetas cerca de Fenris y Magnus se burla de Harek en sus sueños, por no poder cogerlos. Finalmente, en un mundo aislado llamado Gangava Prime, los Lobos Espaciales dan con la base de los Mil Hijos. Harek lanza a todas las Grandes Compañías contra el sistema Gangava, menos a una. La numero 12, dirigida por Vaer Greyloc (Un Señor Lobo no muy popular ni entre sus hombres porque lo consideran excesivamente frio y poco combativo para ser un Lobo Espacial), es dejada como guarnición, en parte porque Greyloc cuestiono públicamente la ofensiva de Harek sobre Gangava por excesivamente impetuosa. Mientras Harek esta en Gangava, los temores de Greyloc se confirman: Los Mil Hijos asaltan en masa Fenris, aprovechando que esta poco defendido. Quieren vengarse de la destrucción de Prospero y a la vez buscan acabar con algo que ha llegado a sus oídos y que están desarrollando en el Colmillo, el proyecto Temple (“The Tempering” en el original). Greyloc tiene que aguantar el asalto hasta que regresen los Lobos Espaciales con unas fuerzas exiguas, compuestas por su propia compañía y los siervos del Capitulo. La Batalla por el Colmillo ha empezado.

Battle of the Fang para mi gusto es una novela con un fuerte regusto agridulce. Tiene puntos buenos o incluso muy buenos, pero también tiene algunos que no lo son en absoluto.
Por un lado, nos ofrece algunas golosinas jugosas para los amantes del trasfondo. Hay descripciones bastante exhaustivas de los siervos de los Lobos Espaciales o “Kaerls”, debido en buena medida a que tienen un gran peso en la narración. Sabemos por las diferentes ediciones del codex de los Lobos Espaciales y su Index Astartes que en el Colmillo vive una gran población de humanos normales, que fueron llevados en el pasado por los Lobos Espaciales para que les sirvieran y se encargaran de una gran cantidad de tareas importantes. Gracias a esta novela, sabemos algo mas sobre ellos. Ahora se ven claramente diferenciados los tres tipos de hombre que los antiguos escandinavos y germanos creían que los dioses habían creado, en el trasfondo de los Lobos Espaciales: Los “Jarl” o nobles (Astartes), los “Karl” que eran los hombres libres pero unidos por juramente a los Jarl (En este caso, los siervos de los Lobos Espaciales) y los “Thrall” o siervos/esclavos (Servidores). Pero el plato fuerte a nivel trasfondistico es que se nos revela la historia de los Hermanos de Manada, el único capitulo sucesor de los Lobos Espaciales y su destino. Esta novela rellena casi todos los huecos que tiene su trasfondo y junto con lo que se ha escrito en otras novelas y suplementos de juego lo tenemos prácticamente completo y se le podría dar carpetazo.
Tenemos, ademas una visión adecuada de como eran los Astartes en un periodo de tiempo intermedio. No es la Herejía, pero tampoco es el “Milenio Siniestro”. Es una época poco muy explorada que a día de hoy parece ser que BL/GW esta tratando de sacar mas rédito, al menos en temas literarios. Y Wraith lo hace bastante bien. Y también hace una excelente labor perfilando el carácter de Bjorn Garra Implacable. De las novelas de la Herejía conocemos a Bjorn cuando era un humano Astartes pero aquí conocemos al Bjorn Dreadnought, venerado e idolatrado que en su interior siente ira y tristeza por haberse visto dejado atrás por parte de Leman Russ. Por cierto, durante la novela, sobre todo los personajes de los Mil Hijos, dejan caer que saben el destino de Leman Russ...pero no sueltan prenda, no sea que nos de un empacho de tanta golosina. Hay mas días que longanizas y hay que tener algo guardado.


Eso por la parte buena. La parte no tan buena tiene también bastantes elementos. Para empezar, esta el uso indiscriminado de términos escandinavos. Y digo escandinavos porque Wraight disemina por su obra palabras en noruego, danes, islandés (Moderno y antiguo), sueco,... con alegre abandono. Yo no tengo muchos problemas pero otros lectores se verán en problemas para saber que son ciertas cosas. Algunas son fáciles de sacar por el contexto o por intuición, pero otras no tanto. Y ademas, los Mil Hijos añaden palabras egipcias? para rematar, aunque muchas menos. Un glosario no habría estado, esta vez, de mas.
La escala del conflicto me parece muy poco “warhammeril”, empezando por la composición de las tropas y en espacial de los Mil Hijos. Chris Wraight nos da los datos prácticamente exactos de las fuerzas tanto de los asaltantes como de los defensores. Mientras que las de los defensores cuadran con la imagen mental que se tiene del conflicto, las de los Mil Hijos son atípicas para lo que uno se espera de ellos: unos dos millones de soldados humanos entrenados y equipados como la Guardia de las Torres de Prospero (Guardia Imperial pura y dura) con tanques y artillería auto-propulsada, unos 600 marines de Rubrica (Mas los correspondiente hechiceros para guiarlos. Un centenar), Catafractos de la vieja Legio Cybernetica y poco mas (Ah, bueno y Magnus el Rojo, claro). Salvo unas pocas maquinas demoníacas diseñadas específicamente para demoler las puertas de El Colmillo (Cuatro, cada una con un nombre propio), ni demonios, ni Dreads, ni poseídos, ni hordas de mutantes/cultistas, ni engendros...No se, no es lo que me esperaba. De hecho, bien mirado es como lo que cuenta que hizo Bucharis en la época de la Apostasía (Segundo asedio al Colmillo), pero con marines de Rubrica y un Primarca-demonio. Como que no me convencen los Mil Hijos en general. Muy poco “psíquicos”, siendo su despliegue de habilidades bastante limitado y discreto. Un poco decepcionante, la verdad.
Chris Wraight escribe bien, pero no sabe retratar la grandeza o lo visceral de ciertos eventos como se merece. La aparición de Bjorn en escena me dejo un tanto frío (Chistes fáciles no, por favor) y las escenas de combates espaciales son correctas como mucho, comparado con otros autores de BL. Ciertas escenas a mi por lo menos no me convencen. Para ser un escritor formado en BL, se le escapa entre los dedos esa esencia de la grandiosidad barroca y exagerada hasta lo absurdo que se forjado GW para los mundos de Warhammer. Algo grave cuando hablamos de un sitio como Fenris y El Colmillo.

Entre medias y como elemento neutro, decir que esta novela esta muy influida por las novelas de la Herejía de Horus A Thousand Sons de Graham McNeill y Prospero Burns de Dan Abnett. Algo bastante lógico por otra parte. Si se han leído antes, se verán algunos puntos en común que dan continuidad a lo que se contaba en esas novelas en esta. Las sectas de los Mil Hijos, por ejemplo.


En definitiva, Battle of the Fang no es un mal libro pero tampoco es uno bueno que digamos. Chris Wraight trabaja bien algunas parte de la obra pero otras no tanto, y la impresión que me da es básicamente de irregularidad. En algunas partes por exceso, como el andar incluyendo vocablos escandinavos al tuntun y en otras por defecto por no saber transmitir el ambiente adecuado o esperado. ¿Unas cosas compensan buenas las otras que no lo son tanto o es que hay elementos que malogran el efecto general? No estoy seguro, pero si creo que un proyecto como este, por el tipo de historia que ya hace muchos años esbozo Bill King en el primer codex de los Lobos Espaciales (El de 2ª) debería haber sido abordado de una forma mas parecida a como fue abordado el de Prospero, porque así hubiera quedado mucho mas redondo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails