jueves, 11 de mayo de 2017

Hunt for Voldorius, una reseña


Desde que existen los Codex de ejercito en W40K, en la parte de trasfondo han aparecido descritas batallas y campañas de todo tipo de los ejércitos a los que están dedicados. En origen, muchas de esas batallas narradas había surgido de partidas y de los informes de batalla que se redactaban después para la White Dwarf o de partidas que jugaban los integrantes del Studio de GW dentro de la empresa o fuera de ella y que consideraban que habían sido inspiradoras de buenos relatos. Unas cuantas tienen un origen, parece ser, mas bien literario. Es decir, que parece que surgieron directamente como texto para poner en las paginas de las publicaciones, sin que se jugaran partidas anteriormente.
De todas formas, lo que esta claro es que la 5ª edición del juego y mas concretamente el codex de marines espaciales escrito por Matt Ward fue fuente de algunas de las primeras novelas de la serie Space Marine Battles. Entre ellas encontramos la novela Hunt for Voldorius, de la cual va a versar esta reseña.

Hunt for Voldorius fue escrita por Andy Hoare y publicada por primera vez en Black Library en el año 2010, unos dos años después de que se publicara la historia en la que se basa en el codex de Marines Espaciales. Es la tercera de la serie. Tiene dos ediciones, una física y una digital. La física tiene tapas blandas a color, con portada de Jon Sullivan (Como curiosidad, decir que en aquellos años y entorno a ella hubo muchos rumores sobre futuros lanzamientos de figuras en muchas webs, que luego resultaron ser infundados) y 416 tapas. De estas, 4 paginas situadas en el centro son laminas a color de papel satinado con una “portada de presentación”, planos de las localizaciones de las batallas (Obra de Adrian Wood) y un esquema con siluetas mostrando de que tropas disponen los Cicatrices Blancas. El resto son en blanco y negro y en el papel habitual. Salvo dos paginas (Una “sobre el autor” y una de propaganda), todo lo demás esta dedicado a la novela (Unas 410 paginas).
La narración esta dividida en 14 capítulos y a su vez estos dos partes principalmente. Una son los hechos sucedidos en la colonia penal de Cernis IV (Los dos primeros capítulos) y la otra son los hechos sucedidos en Quintus V, divididos a su vez entre los hechos que acontecen en el planeta (Siete capítulos) y parte del asalto a Mankarra, que es la capital del planeta y al cuartel general enemigo (Los 5 restantes). A modo de introducción, separando cada parte y al final hay una especie de extractos de libros y obras (Ficticias, claro) que fueron censuradas y que cuentan algún detalle adicional referente a la narración. Para diferenciarlas mas del resto de la obra, esos fragmentos están puestos en cursiva.
Hasta la fecha, no la han traducido al español.


Otra curiosidad: Es la primera y única novela hasta la fecha con Kor'sarro Khan como protagonista, aunque a este libro le han seguido otras obras contando sus andanzas: Por ejemplo, las tres primeros son, junto con este libro, un audio-drama del que ya hable, titulado Master of the Hunt de Josh Reynolds y un relato corto llamado Kor'sarro Khan, Huntmaster de Graeme Lyon. Tres obras, en tres formatos diferentes y de tres autores diferentes para un mismo personaje. Ademas ha sido "estrella invitada" en Sammael: Lord of the Eternal Hunt, una relato corto de Ben Counter. Y se que sale en la compilación de relatos cortos Damocles,pero no se en cual y como, porque aun no le puesto la mano encima al libro.

Durante mas de 10 años y por orden directa de Kyublai Khan (Gran Khan o señor del capitulo de los Cicatrices Blancas. Según el Index Astartes de los Cicatrices Blancas, desapareció luchando contra los Eldar Oscuros en el 943 del M41, pero en la contraportada se habla del 861. del M41, por lo que hay un baile de fechas muy grande. Por desgracia, típico del trasfondo de W40K a día de hoy) Kor'sarro Khan, capitán de la 3ª compañía y 51ª Maestro Cazador ha tratado de dar caza al príncipe demonio Kernax Voldorius, pero siempre se le ha acabado escapando de una forma u otra. La ultima vez que este príncipe demonio, líder de un contingente de la Legión Alfa, le dio esquinazo fue en Cernis IV, cuando engaño a Kor'sarro Khan usando una sosia (Un doble con su aspecto físico) e hizo caer a sus tropas en una aviesa emboscada en una refinería de prometeum de la que pudieron salir gracias a su habilidad y una pizca de suerte. Pero ahora tiene dos ventajas de su parte. La primera es que Voldorius cree que esta muerto y eso le permite a Kor'sarro seguirlo sin ser detectado hasta el planeta Quintus V, donde el príncipe demonio quiere establecer una base tras acabar con los últimos focos de resistencia imperial. La segunda, aunque aun no lo sepan, es que pueden tener aliados en las fuerzas de otra 3ª compañía de marines leales: la de Kayvaan Shrike de la Guardia Cuervo. El problema con estos aliados, no obstante es doble. Por un lado, Shrike tiene su propia misión referente a las fuerzas de Voldorius, que es evitar que vuelva a usar un arma de destrucción planetaria llamada "Marea de sangre" con la que puede arrasar sistemas enteros con un simple gesto de la cabeza. Y por otro, los Cicatrices Blancas y la Guardia Cuervo son dos capítulos que no se llevan nada bien entre ellos. Cada uno tiene sus objetivos, sus métodos, sus especialidades y sus suspicacias por lo que hace el otro.
¿Podrán forjar una alianza los dos capítulos y conseguir sus objetivos?

Andy Hoare pertenece a ese grupo de escritores de BL que fueron antes miembros del Studio y que era los que creaban los codex y los libros de reglas, y que por las razones que sean dejaron su puesto y se pusieron de escritores freelances. Al contrario de otros como Graham McNeill o Gav Thorpe, sus trabajos y éxitos han sido bastante mas discretos, sobre todo dentro de BL. Y cuando le llega el momento de tomar un proyecto de cierto envergadura, pues la verdad es que la papeleta no es del todo deseable, a mi juicio. Primero, porque las historias que se narrar en la serie Space Marines Battles suelen ser historias que ya han sido esbozadas en los codex y de las cuales la gente ya sabe la trama y el final, por lo que has de darles dentro algo especial y llamativo para que su lectura les enganche y sea un libro que les guste y recomienden (Y no un pisapapeles que han comprado por inercia). Tiene que tener la obra giros imaginativos y efectos sorprendentes, o lo único que se hace es meter mas palabras a lo que salio en el codex. Y segundo, porque al ser una historia ya contada (Y muchas veces contada por otros), los parámetros básicos están ya marcados y eso puede limitar la creatividad del autor. Es como cuando a Miguel Ángel le dieron el bloque de mármol para hacer la cabeza del David ya cortado del tamaño de la cabeza. Te coarta buena parte de la creatividad.
Lo que no se es si Andy Hoare gasta la misma mala leche del artista renacentista...

Personalmente, creo que dadas las circunstancias, Mr. Hoare solventa la papeleta con bastante soltura y nos plantea una obra solida y entretenida. Hoare es un escritor hábil, que gracias a su tiempo en el Studio tiene un buen conocimiento de la materia, en especial de los Marines Espaciales, aunque como he dicho mas arriba se contagia de la laxitud reinante en cuanto al trasfondo. Puede que su elenco de recursos literarios no sea tan elevado como otros, pero lo compensa con crecer con una buena labor de documentación (Dado el carácter estepario tipo tártaros o mongoles que tienen los Cicatrices Blancas, parece que ha trabajado mucho el conocimiento de esos pueblos y sus mitos para trasplantarlos a W40K) y mucha imaginación. Toma conceptos que quedaron esbozados, o casi ni eso, en la narración original, como el caso de Marea de Sangre, y los amplia y desarrolla adecuadamente, saliendose de lo que uno podría esperarse (Ya aviso de salida que lo de la Marea de Sangre no tiene nada que ver con Khorne). Al mismo tiempo, añade algunas tramas e historias secundarias que la verdad me han gustado bastante, como la historia de Nullus (El lugarteniente y campeón personal de Voldorius) y que es en realidad. Ademas, procura no quedarse encajonado por la historia original y hace cambios leves pero sorprendentes, como con la escena del Baneblade traidor “Ironsoul”, que fue otro giro agradable.
Si, la verdad es Andy Hoare lo hace realmente bien.


Eso si, también hay cosas que no me acaban de gustar. Pocas, pero las hay. Una de ellas es uno de los rasgos característicos que Andy imprime a los Cicatrices Blancas. La idea de que tengan un lenguaje de batalla basado en una serie de metáforas e imágenes, que nadie fuera de Chogoris/Mundus Planus podría interpretar si interceptase sus comunicaciones es realmente buena... el problema es que el lector tampoco es de Chogoris y sacar lo que significa por el contexto es la mayoría de las veces muy complicado y te quedas con la misma cara de confusión que el hermano Meleriex de la Guardia Cuervo. Pasa mucho eso de que el escritor crea algo que da sabor y originalidad, pero que sea tan nuevo y original que no lo entiendas del todo y te frustres al ver que te estas perdiendo datos de la historia.
Otra cosa que no me acaba de convencer del todo es que a la Guardia Cuervo no se le tiene dada una profundidad adecuada, en temas de descripciones, detalles,... O mejor dicho, el gran detalle con el que se describe a los marines protagonistas, los Cicatrices Blancas, deja por comparación a los hijos de Corax casi como comparsas. Hay un cierto desnivel entre ambos capítulos que no se justifica con el simple hecho de que unos sean los “protas”.

Para finalizar, y que conste que no es algo achacable a la labor de Andy Hoare (y que conecta con la idea que exprese mas arriba de que te den las cosas ya “cortadas de una medida”) es el hecho de repetir ciertos tópicos en las obras que llevo leídas de esta colección. Por ejemplo, el hecho de que suele haber un proyecto/arma secreta que hay que proteger/neutralizar a toda costa por parte de los marines espaciales o el hecho de que estos siempre se estén enfrentando a enemigos ancestrales que llevan siendo su nemesis desde ni se sabe cuanto tiempo. Las historias de marines espaciales están llenas de tópicos porque, a fin de cuentas y nos guste o no, todo Warhammer 40K esta construido a base de tópicos cogidos de aquí y de allá, amalgamados a veces con arte y otras veces a martillazos (mas de lo segundo que de lo primero en los tiempos que corren) hasta crear un universo de ficción enorme. Pero no deja de ser un poco molesto ver que en las primeras novelas de la serie los autores repitan o se van forzados a repetir esos tópicos, esas estructuras. En el caso de Hoare esta claro que simplemente se tuvo que amoldar a lo que le daban.

En definitiva y para terminar, decir que Hunt for Voldorius me parece una buena historia. Esta entre las que mas me ha gustado de la serie. Puede que Andy Hoare no tenga la habilidad, los recursos o los talentos de gente como McNeill o Thorpe, pero puede crear obras como esta, que merecen la pena. Los Cicatrices Blancas post-Herejía de Horus no estuvieron tan bien retratados en las novelas como lo empezaron a estar gracias a esta novela. Si a uno le apetece un libro sobre marines espaciales del M41 y no sabe que coger, en mi opinión Hunt for Voldorius es una buena adquisición.


2 comentarios:

  1. En el recopilatorio de Damocles aparece tanto en Blood Oath (de Phil Kelly) como en Hunter's Snare (de Josh Reynolds). En ese libro además vuelven a encontrarse con la Guardia de Cuervo, incluyendo a Shrike.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Creo que ya tengo cubierta la plaza de asesor y refrescador en novelas de BL :P

      Eliminar

Related Posts with Thumbnails