martes, 5 de diciembre de 2017

El Caballero Invisible, de Valerio Massimo Manfredi. Reseña


Ayer, vi que en Twitter que en el blog de Las Almenas. de Tony Grimal, se había hablado una novella titulada El Caballero Invisible, de Valerio Massimo Manfredi, un escritor y estudioso italiano por el cual tengo cierta predilección. Pero como vi que solo estaba la sinopsis y es una novella que tengo bastante fresca, me he animado a hacerle una reseña y colgarla en el blog. Ya se que no es algo de temática muy habitual en el blog, pero me gusta tocar temas diferentes de vez en cuando a los habituales. Me hace sentir mas fresco.

Publicada originalmente en 2004 con el titulo de Il cavaliere invisibile (No confundir con una novela de 1959 muy famosa que tiene un titulo parecido y que esta escrita por Italo Calvino, que se titula Il cavaliere inesistente, o en español El caballero inexistente. En algunas paginas ponen el titulo de la novella de Manfredi a la de calvino o viceversa), forma parte de una antología de relatos El complot de los Escipiones y otros relatos y ademas se ha vendido por separado. En este ultimo formato tiene 93 paginas, esta encuadernada en tapas blandas flexibles a color, siendo publicado ese mismo año por la editorial Debolsillo. Yo tengo en casa de mis padres esa novella, que no se muy bien como llego a casa. Solo recuerdo que llego un día un sobre grande blanco con el nombre de mi padre escrito en letra imprenta y el librito dentro. Debía ser alguna regalo o alguna promoción. Mi padre lo leyó y luego me animo que lo leyera yo. Aquí me hecho con una copia digital del mismo, pero volver a leerlo y refrescar la memoria.
En la foto de abajo, que he tomado de internet se puede ver que es un librito fino y comodo de llevar y leer.


Año del señor.... El rey Alfonso se prepara para llevar la guerra a los musulmanes (Moros) y llama a caballeros  de toda europa a que le secunden en la batalla. Entre los que acuden a su llamada esta un caballero francés, monsieur de Roquebrune, que es uno de los caballeros más famosos de Francia. Acompañado de su fiel escudero (Cuyo nombre no conoceremos hasta el final mismo de la obra), se dirige hacia León para unirse a las huestes del Rey Alfonso.
Pero cerca de Roncesvalles le sale al camino Antonius Bloch, un caballero de la Orden de los Templarios, quien le encomienda una misión secreta muy peligrosa y muy  importante: custodiar un paquete que muchos están interesados en poseer a cualquier costa, cristianos y musulmanes. A partir de este punto, el escudero y sirviente de monsieur de Roquebrune se encargara de contarnos las peripecias de amo y señor, a los que se les irán uniendo por el camino personajes harto peculiares. Un camino, que lleva, al oeste de la península Ibérica, a un punto que el destino ha determinado sea de los mas importantes de la cristiandad.

El autor
Para ser una obra escrita por una persona que podríamos considerar por su currículum como una eminencia en temas históricos y arqueológicos, que ha dado clases en universidades y dirigido excavaciones y expediciones múltiples veces, la verdad es que es muy poco precisa, por ejemplo, en cuanto a la época en la que se desarrolla la historia. Lo cual no deja de ser curioso y en algunos puntos para una persona que le gusta la historia como a mi, exasperante. Por lo datos que da en la obra, el "rey Alfonso" que convoca tropas a León y con caballeros del Temple por en medio, podría ser la época de Alfonso IX de León, en cuyo reinado lucharon bajo su bandera caballeros gascones y se reconquisto lo que a día de hoy es buena parte de Extremadura, ademas de ser un rey muy ligado a la historia de Galicia. Pero al conocer al final el nombre del escudero y sirviente del caballero francés no tenemos una pista de cuando ocurre la historia (Spoiler: El escudero es Bernart de Ventadorn, el famoso trovador del siglo XII, que en la historia es alguien joven, un chaval). Por lo que el tal "rey Alfonso" tendría ser Alfonso VIII...pero ese es rey de Castilla, primo del anterior, y la mención a León queda pillada por los pelos. Aunque tiene a su favor le tema de que durante su reinado las ordenes militares ganaron mucho poder.


El tema de que haya Templarios en medio y no se hable de otras ordenes, sobre todo la de Santiago también es muy llamativo, pero claro en esa época (2004) los Templarios eran un reclamo bárbaro. Al final. que Bosch hubiera sido Templario o de otra orden no es muy relevante, pero los Templarios esos años estaban de moda y el autor no se resistió a meterlos.
 Los personajes, salvo el mencionado, hasta donde he podido averiguar solo salen en esta obra y no son históricos. Roquebrune parece que si es un lugar histórico (Roquebrune-Cap-Martin).
Pero lo que provoca mi resquemor es el hilo central de obra. Aviso que va otro spoiler: Lo que monsieur de Roquebrune y su sirviente han de llevar un paquete que contiene los huesos del Apóstol Santiago (Santiago el Mayor) a Compostela...cuando esos restos nunca han salido, en teoría, de esa ciudad (Y menos han viajado tanto como insinúan y dicen en el final de obra).
Vamos, que una cosa es que sea ficción histórica y otra que se coja la historia y se la cambie sobre la marcha, a veces a martillazos. Mas aun si el que lo escribe, como he dicho es una eminencia en temas de historia (Vale, en historia antigua y topografía del mundo clásico. Pero aun así).

Por otro lado, aunque no se si igual es mas bien achacable a temas de traducción  o a un ansia por comprimir el espacio, hay algunas cosas raras. El tema de hablar de "España" cuando España como tal no existía (Reinos de Castilla, León,Navarra...No se nombran, lo cual es incomprensible pasando la acción por ellos) o el ubicar un monasterio a San Jordi en una zona que esta entre lo que ahora es Navarra y la Rioja queda muy raro en la historia y muy poco apropiado. Lo dicho, para ser algo escrito por un historiador, la parte histórica es precisamente la que mas cojea a mi juicio


Ahora bien y dejando de lado lo confuso del trasfondo histórico, la verdad es que una historia entretenida, esta bien narrada y tiene las dosis adecuadas de humor y acción, ademas de tener otro punto fuerte en que ha tratado el autor de adaptar el lenguaje moderno a como sonaría mas o menos en aquella época, usando términos que a día de hoy son arcaicos como "vivaque" (Y no decir "estar al raso"), "colación" (En vez de "tentempié"), o "felones" (En vez de "falsos" o "traidores"). Compensa un poco el desaguisado del trasfondo histórico y le da un buen sabor literario. También esta muy bien que nos muestre a los personajes con sus prejuicios creencias e ignorancias de la época, sin maquillar la narración en post de lo políticamente correcto. Por ejemplo, el criado dice hablando sobre la batalla de Roncesvalles:

"En cierta ocasión oí una extraña maledicencia que circulaba por las posadas de Aigües Mortes: que no habían sido los moros quienes habían exterminado la retaguardia del rey Carlomagno en Roncesvalles, sino más bien los vascos con el único propósito de robar y saquear los carros con el
botín y los pertrechos y que el pobre de Gano de Maganza había sido infamado en exceso, muy por encima de sus deméritos. Verdadero o falso, no hay gran diferencia: los felones y los hijos de puta existen también por desgracia entre las gentes cristianas, igual que entre los moros, con la sola diferencia de que nosotros tenemos la esperanza de la salvación gracias a la sangre derramada por Nuestro Señor Jesucristo, mientras que ellos están destinados tan solo a las llamas del infierno, herejes como son y seguidores de Mahoma, embajador del Anticristo"

A día de hoy, a la gente no le importaría el contexto en el que se dice y se tiraría a la yugular. Hace 13 años las cosas no eran como ahora...
Me hubiera gustado mas descripciones de los personajes y mas profundas. Por ejemplo de los protagonistas principales apenas se dan unos esbozos, mientras que de algunos ahí hay muchos mas datos. Lo mismo con los paisajes y los lugares.Lo achaco a lo que suele pasar con las novellas, que el espacio es muy limitado y para que entre una narración coherente hay que recortar de aquí y de allá.
Por otro lado, un punto bueno adicional y final es que el formato, pese a que obliga a comerse cosas, va muy bien con el estilo de narración. Es una historia comoda y rapida de leer a todos los niveles. Como me pasa con novellas que me gustan, tras leerla, siempre pienso que hubiera esta muy bien que la hicieran novela larga.

En pocas palabras y a modo de conclusión, aunque tiene sus claros y oscuros, la verdad es que El Caballero Invisible, de Valerio Massimo Manfredi, es un lectura ligera y agradable, ideal para ir entretenido en algo corto durante un viaje en bus o en metro. Para pasar el rato, vamos. Ahora bien, si alguien como yo es aficionado a la historia, sobre todo a la historia medieval de la península Ibérica, me temo que muchas cosas le van a rechinar puede llevarse una impresión muy equivocada de un autor que, por otra parte tiene libros realmente excelentes (La trilogía de Alexandros, sin ir mas lejos). Aconsejo su lectura, pero no profundizar mucho en el.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails